miércoles, 3 de junio de 2009

¿INGENUIDAD O NARCISISMO?



David Mamani Cartagena



«Conductas erráticas es el sitio donde catorce expedicionarios bolivianos viajan al fondo de sí mismos para encontrar, a través de la escritura, la excepcional salida al mar que tiene su país»


Juan Villoro




Complejo de mediterraneidad pensé al transcribir una cita del prefacio del libro “Conductas erráticas. Primera antología boliviana de no-ficción”. Villoro suscribe la idiosincrasia boliviana, la excusa para justificar el por qué del letargo literario nacional en pocas palabras. Sin embargo titular “Conductas erráticas” a un libro, es pedir una nueva oportunidad para vivir, despojarse del tiempo transcurrido, reiterar la patética idea de la eterna juventud. Pareciera ser el cliché de esta generación emergente que utilizará dicho ardid hasta alcanzar una nueva forma estética en el arte que tanto aman o dicen amar.



14 autores nacionales forman parte de este compilado seleccionado y prologado por Maximiliano Barrientos y Liliana Colanzi. Barrientos, escritor, autor de dos novelas, “Los daños” y “Hoteles”; y Colanzi, periodista, ha publicado cuentos en tres antologías nacionales.


En el prólogo, los seleccionadores advierten que toda antología es arbitraria en cuanto a temáticas. Dichas historias bordean la novela, el cuento y el periodismo, alcanzando a preguntar ¿quiénes quedarán?.


¿Supone soberbia el detalle de la inmortalidad?


“La generación que está cruzando fronteras prefiere desmarcarse y explorar la individualidad. Que no haya correlato entre el hecho histórico y su expresión literaria puede ser algo positivo, liberador”, sostuvo Liliana Colanzi en su blog personal de la revista Americas Quarterly.


Rasgarse las vestiduras locales resulta la mejor receta para trascender. Empero los escenarios como el contexto histórico acompaña algunas de las historias contadas.


“Durante años, a la literatura boliviana se le exigió que retratara los cambios políticos, lo que provocó que haya un descuido de la emoción. De la privacidad. De la intimidad de los personajes. Afortunadamente, hay un redescubrimiento de este espacio, lo que no quiere decir necesariamente que ese escenario grande, el marco histórico, quede abolido definitivamente”, dice Barrientos, en una cita extractada por Colanzi.


En este momento de libertad temática y formal que vive la literatura boliviana, todo es posible” concluye la curadora de la entrega.


Espero que la vieja guardia academicista como esta generación tenga conciencia de esta libertad.




Links: http://www.americasquarterly.org/literatura-boliviana

4 comentarios:

La MaJo dijo...

señor mamani, ustè es un capo!

David Mamani Cartagena dijo...

capote masote pa esos, saludos majo

Gabriela dijo...

Me parece importante el aporte de Barrientos y Colanzi y como tu dices el contexto histórico o el escenario acompaña, es parte importante de la dinamica que se desarrolla en las historias, ya decia Mark Twain que para conocer y poder juzgar a un personaje (humano y emocional por ende) es conociendo su contexto sociohistórico, el transfondo...
Interesante Artículo

David Mamani Cartagena dijo...

Gabriela: mark twain tenía razón aunque lo humano y emocional queda relegado cuando el método de hacer una antología es cuasi demagógica, veremos, saludos