domingo, 1 de julio de 2007

ALVARO MONTENEGRO, VERSATILIDAD CONTEMPORANEA


27 de junio de 2007. Sopocachi, barrio de la zona central de la ciudad de La Paz. Más que un sueño, tenía curiosidad y ansias por conocer a una figura de la música contemporánea boliviana. A colación vienen diversas anécdotas personales. Hace algunos años leía una entrevista concedida por Álvaro Montenegro a un medio paceño. Dicho texto aludía al primer lanzamiento de su carrera: El Parafonista y la formación académica que él mismo había adquirido en Nicaragua durante los años de la Revolución Sandinista. Luego tuve la oportunidad de conocer su música a través de documentales de TV, ante la carencia de material discográfico de este gran artista en nuestra ciudad, Santa Cruz. Tenía una deuda pendiente, adquirir todos sus discos. Visitar su casa, su estudio, conversar con Alvaro Montenegro fue un privilegio que rescato en esta nota para el futuro y justo reconocimiento a su obra que todavía tiene mucho que dar.

¿Cómo se podría definir la música de Alvaro Montenegro?

No creo que se pueda definir con un nombre de los que se utiliza actualmente dentro dentro de las musicas convencionales. Yo me considero un músico demasiado clásico para los populares, demasiado folklórico para los jazzistas y viceversa. Mantengo una relación de 360 grados con las músicas. Considero que la música es el sonido estructurado y organizado de distintas formas a lo largo del tiempo y el espacio.

¿Cuál es el significado de la palabra Parafonista?


Utilizamos el término parafonista (concepto) que existió desde el año 2000 hasta el 2006. Parafonista quería decir músico de segunda fila, músico acompañante. Era un personaje de la historia de la música en la edad media. Existían las Scolas Cantorum que eran agrupaciones musicales que tenían las iglesias, con tres solistas y cuatro parafonistas. Un poco retomamos la historia porque la propuesta del grupo que formamos era hacer música instrumental. Estábamos un poco hartos de acompañar cantantes. El esquemita del cantante como portavoz principal quedó ya atrás. Queríamos proponer una línea de música instrumental.

¿Cómo fue la evolución musical del proyecto Parafonista?

En realidad Parafonista fue primero un proyecto personal, quería hacer algo propio. Tuvo tal aceptación que decidimos con algunos de los músicos que participaron en el proyecto, conformar el grupo Parafonista. Editamos el Parafonista y luego Frutos Prohibidos. República fue el último disco como grupo, además habíamos trabajado en otros proyectos. Con Coral Nova tocamos música colonial, música boliviana, brasileña, todo enmarcado en nuestro estilo y la Coral, y que terminó editado en el disco Amalgama, la unión de las dos fuerzas. Después hicimos un proyecto para reciclar música de un cantautor boliviano muy importante como es Jesús Durán. Este disco se tituló Duendes.




¿Quiénes integraron el proyecto musical Parafonista?

Originalmente Parafonista tenía seis integrantes. Al margen de mi persona estaba Jorge Villanueva en guitarra, Andy Burnett en el bajo, Víctor Hugo Guzmán en la batería, Freddy Mendizábal en piano y José María Santalla en la percusión. Pero los últimos trabajos lo completamos cinco personas.

En síntesis, ¿Cómo fue la formación musical de Álvaro Montenegro?

Considero que no he terminado de formarme, continuo en proceso de auto reinvención. A pesar de que tengo una formación bastante completa, no fue de una manera convencional. Viví en muchos países durante mucho tiempo, digamos trabajaba, tocaba, ganaba dinero para estudiar un semestre en una universidad, iba a otro país, poco a poco fui ganando. En Nicaragua completé estudios de flauta después de haber estado en Japón y EEUU. Estaba circunstancialmente en la Revolución y fue una experiencia tan impactante que terminé quedándome diez años ahí. Completé los títulos de Licenciatura en Flauta Traversa, Educación Musical. A través de convenios que tenía Nicaragua en ese momento con Cuba realicé cursos extensivos de composición, arreglo e improvisación.


Actualmente, ¿cuáles son las actividades que realiza paralelamente a la música?

Yo soy músico en diferentes esferas, docente en diferentes materias del Conservatorio Nacional durante 15 años, investigador, consultor en música, trabajo como arreglista. He terminado mi ciclo con el Parafonista, he creado un sello nuevo llamado Jiyawa Música para proyectos personales, experimentación musicaln no comercial. Produzco a grupos que van desde el hip hop hasta música contemporánea, una amplia gama.

He participado en un proyecto muy interesante llamado Música Contemporánea Latinoamericana que aglutina a diez músicos que creemos en la renovación. A partir de nuestras tradiciones proponer nuevas músicas pero ya no en un sentido folklórico. Antes se tendía a folklorizar el sonido de un país, por ejemplo Brasil con la Chica de Ipanema, y esto más bien se convertía en ataduras de la música latinoamericana. Hemos formado un grupo muy lindo y lo más importante es que nos reunimos, hacemos un taller, tocamos música de todos y presentamos un concierto, se ha grabado un disco titulado Um outro centro.



También acabo de terminar un proyecto musical de una comunidad andina, los Qaqachakas, músicos de los ayllus tradicionales, una región que tiene música muy hermosa. Hemos creado un encuentro entre músicos urbanos y músicos de la comunidad, un estilo muy interesante. Acabamos de terminar el disco y esperamos lanzarlo pronto como el primer proyecto de mi nuevo sello Jiyawa Música.

DISCOGRAFIA & PROYECTOS

PARAFONISTA



El proyecto musical Parafonista, formado en la ciudad de La Paz, ha editado cinco discos desde el año 2000 al 2006: El Parafonista, Frutos Prohibidos, República, Duendes y Amalgama. Denominada música instrumental popular (contemporánea) de cámara, Parafonista ha integrado a destacados músicos bolivianos y extranjeros como: Jorge Villanueva, Héctor Osaky, William Velarde, Daiji Fukade, Víctor Hugo Guzmán, José María Santalla Fernando Melecio, Freddy Mendizábal, Boris Vasquez, Manuel Benavente, Delfín Marañón, Manami Koizumi, Gabriel Grossi y Andy Burnett.



El disco Duendes tiene un valor especial porque rescata la voz del cantante Jesús Durán, cuyas interpretaciones fueron obtenidas de cintas analógicas encontradas en diversos estudios de grabación de la ciudad de La Paz y que se complementaron con arreglos de Gustavo Navarre y Oscar García.


El disco Amalgama une el talento de Montenegro y su conjunto, y la fuerza vocal de la Coral Nova de la ciudad de La Paz.


AMERICA CONTEMPORANEA: UM OUTRO CENTRO





El disco celebra el encuentro entre diez músicos de siete países sudamericanos. Grabado durante la mitad del año 2005, el proyecto fue idealizado por el pianista brasileño Benjamim Taubkin junto a la cantante Lucía Pullido (Colombia), el saxofonista y flautista Alvaro Montenegro (Bolivia), el guitarrista Aquiles Baez (Venezuela), el percusionista Luis Solar (Perú), el multinstrumentalista y cantante Carlos Aguirre (Argentina), el bajista Christian Gálvez (Chile), el músico Siba (Brasil), el percusionista Ari Colores (Brasil) y la participación especial del pianista José Miguel Wisnik (Brasil).

LA SENDA



La Senda es el actual emprendimiento musical de Alvaro Montenegro (arreglos) y la cantante Elvira Espejo. Destaca la simbiosis musical entre los Sirineros de Qaqachaka (comunidad originaria del departamento de La Paz), conformada por Bernabé Saraza (voz), Andrés Maraza y Freddy Maraza (hiska charango, pinkillo, khonkhota, phututu, animación) y el ensamble urbano integrado por Javier Parrado (guitarra y khonkhota), Boris Vásquez (fagot y percusión) y Christian Bernal (bajo).



Alvaro Montenegro nació en la ciudad de La Paz. Compositor, flautista y saxofonista, Montenegro es una de las figuras más activas del escenario musical boliviano. Comenzó a estudiar música a los ochos años por influencia de su familia, su padre era violinista y su abuelo pianista. Estudió en los EEUU y Nicaragua, llegando a integrar tres años (1986 – 1989) la Orquesta de Cámara de Nicaragua. Como compositor ha realizado bandas sonoras de películas, piezas para teatro y espectáculos de danza. Sus composiciones han sido ejecutadas por importantes orquestas como la Orquesta Sinfónica de Cuba y la Orquesta Sinfónica de Bolivia, siendo presentadas por los principales festivales del mundo. Versátil, pasea por diversos géneros, desde el jazz al rock, clásico al pop. Como integrante de decenas de orquestas ha interpretado repertorios de diferentes épocas y lugares. En 1998 lanzó el CD Música Latino Americana del Siglo XX junto al guitarrista japonés Gentaro Takada. Con el proyecto musical Parafonista ha editado cinco discos en el periodo 2002 – 2006: Parafonista, Frutos Prohibidos, República, Duendes y Amalgama junto a la Coral Nova. Junto al colectivo musical América Contemporánea ha editado el disco Um outro centro, donde acaba de realizar una temporada de conciertos en Río de Janeiro, Brasil. En septiembre del presente participará con el mismo proyecto en un festival de música en Barcelona, España. Actualmente promociona a través de su sello musical Jiyawa Música un nuevo lanzamiento titulado La Senda, junto a Elvira Espejo y la comunidad Qaqachaka del departamento de La Paz, Bolivia.

Fotos: Alvaro Montenegro & Web Page: www.parafonista.com

No hay comentarios: